Consumir Kéfir con Antibióticos ¿Bueno o malo?

Kéfir con antibióticos

Desde hace muchos años los antibióticos han sido utilizados para erradicar distintas infecciones bacterianas. Sin embargo, el mal uso o el uso prolongado, tanto como la dosis inadecuada han creado múltiples resistencias bacterianas patógenas en el cuerpo humano.

Estas resistencias bacterianas dañinas pueden alterar la relación existente que hay entre el organismo que en este caso vendría siendo el huésped y la microbiota intestinal derivando en una desregulación del sistema inmune del individuo y desencadenar distintas enfermedades.

Los antibióticos tienen la especialidad de atacar los genes de los microorganismos y producir su eliminación, es decir, que también pueden atacar fácilmente los microrganismos beneficiosos a través de sus genes en vista que estos medicamentos no diferencia entre las bacterias sanas y las dañinas, al menos que se tenga un sistema inmune fortalecido.

En el caso de la bacteria Clostridium Difficile es asociado a ocasionar diarreas tanto en los niños como en los adultos por el uso de antibióticos, por eso es importante incluir cepas probióticas. [1]

La leche fermentada del kéfir acorta significativamente el tiempo de duración de la diarrea asociada a los antibióticos y mejoran las molestias gastrointestinales. [2]

Existen ensayos clínicos científico en donde relaciona el efecto antimicrobiano del kéfir con la bacteria Helicobacter Pylori (causante de diarreas) dando resultados significativos en cuanto a la reducción de la actividad de esta bacteria. [2] [3] 

Esto quiere decir que el kéfir es más que un probiótico simple donde no solamente se ve involucrado su capacidad de mejorar efectos molestosos que van dejando los antibióticos a su paso, sino que también podemos aprovechar este tipo de mecanismo en bacteria dañinas sin tener que comprometer los microorganismos buenos de la flora intestinal.

Con esto en mente, vemos claramente que el tratamiento conjunto de antibióticos con el kéfir de leche ha sido utilizado en estudios científicos con resultados positivos, por lo que de momento, no existe una contraindicación en su uso en este aspecto.

A continuación, se describe más detalladamente la relación que hay entre el kéfir de leche y su efecto en el uso de antibióticos.

¿Es necesario consumir kéfir de leche cuando se está en tratamiento?

La mayoría de los antibióticos por lo general crean alteraciones estables, que pueden ser duraderas en el microbiota intestinal debido a que su principal función es ejercer el efecto bactericida, es decir, eliminar las bacterias para acabar con la infección, claro está que también compromete las bacterias sanas, entonces es necesario que durante el tratamiento con estos tipos de medicamentos se incluya cepas probióticas sanas  para restituir lo que el antibiótico va erradicando durante su consumo.

Como bien se explicó previamente, durante el tratamiento con antibiótico se pueden activar bacterias oportunistas ocasionando síntomas gastrointestinales como diarrea y gastroenteritis, los microorganismos principales del kéfir como las Bifidobacterias, el Lactobacillus y sus especies tienen la capacidad de mejorar estos síntomas durante o después del tratamiento con antibiótico. [1] [2]

Aparte las bacterias Saccharomyces y Estreptococos junto a las otras bacterias mencionadas del kéfir ayudan a regular el microbiota intestinal, para prevenir las secuelas posteriores luego de haber culminado la duración del tratamiento.

El Lactobacillus Kefiranofaciens es una bacteria que se encuentra en los gránulos del kéfir y tiene efecto antimicrobiano y antiinflamatorio, donde existen publicaciones científicas que han ensayado estos efectos del kéfir en estudios con animales in vivo y han dado resultados favorables.

Esto quiere decir que pudiera existir la posibilidad de maximizar el efecto bactericida del antibiótico gracias al efecto antimicrobiano del kéfir de leche, sin embargo, se necesitan estudios ensayados en humanos que compruebe esta sinergia entre ambos productos. 

Por la misma razón si existiera tal posibilidad mencionada anteriormente, se necesitará consumir el kéfir de leche durante el tratamiento con antibiótico en intervalos de tiempos diferentes para evitar que el antibiótico elimine los probióticos del kéfir inmediatamente con el fin de maximizar su efecto bactericida reduciendo a su vez los efectos secundarios.

Al final lo que queremos conseguir es su efecto de regular y mejorar el microbiota sano para prevenir las secuelas del antibiótico o incluso reducirlo.

¿Pueden los infantes consumir kéfir con antibioticos durante el tratamiento?

El uso de antibióticos es frecuente en la edad pediátrica, en vista que los niños son los más propensos a enfermarse debido a que su sistema inmunitario continua en pleno desarrollo para su fortalecimiento hasta llegar a la adultes.

Existen publicaciones retrospectivas acerca del uso de probióticos para la prevención de diarrea asociada al uso de antibióticos dando como evidencia de calidad moderada sobre su efecto protector. [3]

Y aunque el kéfir de leche sea un probiótico complejo existen pocos estudios que avalen el consumo de este producto especifico durante la infancia.

Adicionalmente es importante tener en cuenta que el kéfir de leche, debido a la presencia de levaduras, puede contener del 0,5% al 3% de alcohol producto de la fermentación, por lo que su consumo está desaconsejado en bebes lactando y en infantes, no obstante, pueden consumirlo desde los 6 meses en adelante cuando ya se empiezan a incluir sólidos en la dieta. 

En el caso de los adolescentes también hay estudios en donde demuestran que la administración de probióticos en personas jóvenes y de mediana edad pueden ser útiles para prevenir sobre todo la diarrea asociada al antibiótico, mientras que en las personas mayores no hubo beneficios evidenciado durante el ensayo, aunque con esto no quiere decir que no exista la posibilidad que las personas mayores puedan obtener los beneficios de consumir kéfir. [4]

Estos estudios son ensayados clínicamente con distintas cepas microbianas en forma general pero específicamente del kéfir es poca la evidencia que realmente confirme si se puede consumir esta bebida incluso en los adolescentes.

Por lo anterior, el consumo de kéfir de leche en infantes cuando se esta en un tratamiento con antibióticos es totalmente posible, solo se debe tener conciencia de que el contenido de alcohol del kéfir no sea elevado, siendo esto ultimo lo único que realmente hace que se desaconseje su uso, aunque la evidencia científica no favorece su uso.

De hecho, existe un estudio que analizo efectivamente este efecto en niños de 1 a 5 años donde se concluye que la administración durante 14 días de kéfir de leche NO ayudó a prevenir la diarrea asociada al uso de antibióticos. [5]

¿Cómo actúan los probióticos del kéfir de leche para prevenir las secuelas durante el tratamiento con antibióticos?

Para evitar las secuelas que van dejando el uso de los antibióticos o incluso después de haber cumplido el tratamiento, los probióticos pueden activar diferentes mecanismos de barrera defensiva en la mucosa intestinal para prevenir o mejorar los efectos colaterales que van dejando estos medicamentos, pero que debe acompañarse con otros hábitos saludables, es decir, que no basta con un solo efecto del kéfir sino varios actos fundamentales para que el organismo reestablezca su flora bacteriana normal.

Las cepas probióticas del kéfir podrían reducir la unión de los microorganismos dañinos hacia la mucosa intestinal y el sobre crecimiento microbiano oportunista, lo que corresponde a la renombrada capacidad   antimicrobiana del kéfir.

Otro mecanismo seria como efecto inmunomodulador, aumentando el pH intestinal y produciendo inmunoglobulinas para fortalecer el sistema inmune.

Por su parte, los ácidos grasos de cadena corta contenidos en el kéfir son útiles para mejorar la absorción de los nutrientes y producir energía para la microbiota de la flora intestinal y todos estos actos de las bacterias de los gránulos del kéfir hacen que sea más tolerable al tratamiento para evitar que se produzcan los efectos secundarios de los antibióticos. [6] [7]

Existen estudios que relacionan el microbiota intestinal y las bifidobacterias en la capacidad de influir positivamente directamente en las células inmunitarias compartiendo sus genes con los del microbiota intestinal. [8]

La mayoría de los ensayos clínicos se han realizado con las siguientes bacterias probióticas de manera individual para estudiar sus efectos en el microbiota intestinal: los Saccharomyces, Lactobacillus y las Bifidobacterias, y aunque todos estos microorganismos mencionados ayudan a reestablecer el microbiota intestinal en forma general, cada cepa bacteriana tiene su propia vía o mecanismo en influir favorablemente en las células del sistema inmune.

Ahora se sabe que en los gránulos del kéfir de leche podemos encontrar estas 3 bacterias mencionada anteriormente, entre otras especies. Entonces se podría deducir que el kéfir contiene los suficientes mecanismos para prevenir las secuelas durante el tratamiento con los antibióticos, pero estamos a la espera de la evidencia científica que pueda sostener esta hipótesis.

¿Se puede consumir kéfir de leche en conjunto con los antibióticos?

Existen series de estudios clínicos que muestran que el consumo de probióticos en conjunto con los antibióticos reduce el riesgo de provocar diarreas asociadas a estos medicamentos, sin embargo, todavía no está del todo claro en los profesionales de la salud, habría que realizar mas ensayos en humanos para tener la certeza, por la misma razón puede suceder que dentro del sistema de salud no te lo indiquen por falta de más de estudios en personas. [9]

En conclusión, a lo mencionado anteriormente, no sería ideal consumir el kéfir de leche a la vez con los antibióticos porque no hay un sustento que de verdad avale o explique si hay beneficio en hacerlo de manera conjunta y las publicaciones que ya existen son pocas.

Lo que si te recomiendo es hacerlo en tiempos diferentes, el kéfir es un alimento tipo bebida entonces lo puedes incluir en tu dieta diaria planificando el espacio de tiempo entre el antibiótico y este probiótico, en general la mayoría de los antibióticos tiene un tiempo de separación entre una toma y la otra, suele ser de 7 a 8 horas aproximadamente, el kéfir lo pudieras consumir entre las comidas principales o como aperitivo.

Un estudio científico menciona la importancia de consumir probióticos durante las 72 horas posteriores al inicio de la terapia con antibióticos para lograr el efecto preventivo de las diarreas producida por el mismo.  [10]

Esta publicación nos puede orientar como punto de inicio para empezar a consumir la bebida posterior a la ingesta del antibiótico.

Otro caso es en la gastritis, el kéfir de leche puede inhibir en su efecto antimicrobiano la bacteria Helicobacter pylori, si se toma en conjunto con los antibióticos pueden llegar a potenciar el efecto bactericida de ambos productos y a su vez ejerciendo efecto protector de la mucosa intestinal por el kéfir de leche. [11] [6]

Puedes ver más sobre este pulsando en el enlace de nuestro artículo sobre el consumo de kéfir y su efecto en la gastritis.

¿Cuál sería la dosis recomendada a consumir kéfir de leche durante la ingesta de antibiótico?

Son escasos los estudios en cuanto la dosis útil de los probióticos para las distintas infecciones, y también dependerá según los grupos etarios, la dosis puede variar entre infantes, adultos y personas mayores.

La mayoría de los profesionales de la salud indican la cantidad de consumo de probiótico en presentación de tabletas o capsula y polvos, ya que viene encapsulada los microorganismos probióticos, pero la desventaja es el precio de la misma, además que dentro de la misma industrian existen empresas que realmente no aseguran la calidad de las cepas bacterianas.

A diferencia de los alimentos probióticos artesanales, su indicación en cuanto a la dosis recomendada puede variar según las pocas publicaciones científicas que se han realizado, sin embargo, las recomendaciones generales indican que se debe incorporar gradualmente, desde 180ml hasta incluso 500ml de kéfir.

Mientras que las presentaciones en capsulas o tableta o viales tienen distinta indicación en cuanto a su dosis, generalmente los profesionales de la salud la indican a través de formulas denominada unidades formadoras de colonias bacteriana. [12]

En cuanto al tiempo de su consumo se apoya en el siguiente estudio en donde menciona que con una duración de 1 a 3 semanas más que la duración del tratamiento con antibiótico se logra obtener los beneficios deseados. [9]

¿Se puede sustituir el antibiótico por el kéfir de leche?

No se puede sustituir el antibiótico por el kéfir de leche como tampoco por ningún probiótico, basados en el hecho de que en estos momentos no existe evidencia científica que apoye el reemplazo del antibiótico por el kéfir de leche, lo que sí se puede hacer es utilizarlo como complemento durante el tratamiento con antibioticoterapia.

La mayoría de las revistas científicas sustenta el uso de los probióticos como una alternativa para mejorar o prevenir los síntomas como ya hemos venido explicando anteriormente, siendo un complemento valioso para los antibióticos en potenciar su efecto bactericida y su efecto e reponer las bacterias sanas de la flora intestinal. [1] [3] [6]

Ahora lo que si podemos es maximizar los efectos del probiótico durante la terapia antimicrobiana con los antibióticos, y es a través de una buena alimentación que incluye vegetales como alcachofa, cebolla, espárragos, zanahorias que generalmente actúan como alimentos prebióticos y ayudan a potenciar a los microorganismos beneficios.

En cuanto a la leche del kéfir, no tiene ningún efecto en reducir la acción de los antibióticos, y si eres alérgico o intolerante a los productos lácteos, lo puedes sustituir por un kéfir a base de agua y le agregas azúcar como sustrato de glucosa para su fermentación que es lo que hace la leche del kéfir.

En conclusión, intenta utilizar el kéfir de leche en aquellas ventanas en la que no estas ingiriendo el antibiótico, ya que esto podría eventualmente prevenir la aparición de efectos secundarios como diarreas, pero además te beneficiará para repoblar tu microbiota con cepas bacterianas probioticas. [6]

Estimado lector, hemos llegado al final de nuestro artículo, esperamos que esta travesía haya sido de su agrado, esperando que esta continue con las interesantes publicaciones que dejaremos exclusivamente para ti.


[1] https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/29257353/

[2] https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/21871144/

[3] https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/26695080/

[4] https://www.nccih.nih.gov/health/probiotics-what-you-need-to-know

[5] https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/19652108/

[6] https://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0212-16112007000500003

[7] https://www.medscape.com/viewarticle/763157#:~:text=In%20patients%20treated%20with%20antibiotics,immunocompromised%20patients%20and%20premature%20neonates.

[8] https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32010640/

[9] https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/30078376/

[10] https://www.medscape.com/viewarticle/763157_3

[11] https://www.medscape.com/viewarticle/763157_4

[12] https://www.medscape.com/viewarticle/763157_5

Deja un comentario