Relación entre el Kéfir y la Intolerancia a la Lactosa

El kéfir y la intolerencia a la lactosa

La leche es un producto lácteo que contiene lactosa y es exclusivo en diferentes especies por sus propiedades nutritivas, en el cual se ha convertido en una opción alimenticia en los seres humanos, incluso desde que nacemos nuestro principal sustrato alimenticio es la leche materna que contiene un gran porcentaje de lactosa, proteína, grasa, carbohidratos, anticuerpos, entre otros nutrientes esenciales para la salud del recién nacido.

Durante el vientre materno en la semana 34 de gestación específicamente, el cuerpo del feto comienza a desarrollar unas enzimas llamada la B-galactosidasa producidas en el duodeno que se encarga de digerir la lactosa apenas se inicia la alimentación con la leche materna.

Luego que se inicia el destete, la cantidad de enzimas puede ir disminuyendo con el tiempo hasta la adultez y esto puede ocasionar cierta alteración en cuanto a la digestión láctea.

Es importante mencionar que la lactosa es un disacárido que está formado por glucosa y galactosa, es decir, contiene azúcar, un sustrato necesario como base de fermentación para realizar distintos productos probióticos como es el caso del kéfir de leche.

Esta enzima cuando se encuentra deficiente en el organismo, la persona puede desarrollar intolerancia a la lactosa y desencadenar una serie de síntomas gastrointestinales como diarrea, flatulencias, dolor abdominal y náuseas, dependiendo de factores como la cantidad de productos lácteos que se consuma, la deficiencia de enzimas, alteraciones de la microbiota intestinal, entre otros factores.

Por tal motivo, esto ha resultado que las personas con este tipo de condición limiten o eliminen por completo el consumo de este producto.

Cuando hablamos de intolerancia a la lactosa se define como los síntomas digestivos que se derivan de la ingestión de la lactosa.  Por tal motivo se han realizados distintos estudios científicos en modelos con animales el uso de probióticos y su efecto en intolerantes de lactosa.

 A continuación se va a ir describiendo sobre el consumo de kéfir de leche y su efecto en la personas intolerante a la lactosa.

¿Se puede consumir kéfir de leche si eres intolerante a la lactosa?

Habiendo dado todo el contexto necesario para desarrollar este artículo en la introducción, te vamos a comentar lo que puede significar el uso del kéfir de leche con este tema que esta más en boga que nunca, la intolerancia a la lactosa.

De forma general, los alimentos ricos en probióticos como es en el caso del kéfir de leche disminuyen la intolerancia a la lactosa, debido a que los microorganismos sintetizan B-galactosidasa generando un proceso de auto digestión de la lactosa. [1]

Incluso hay estudios donde indican que el consumo de probióticos en individuos intolerantes a la lactosa existe la probabilidad de reducir significativamente los síntomas de inflamación o distensión abdominal, posiblemente como consecuencia de la presencia de la lactasa de las bacterias productoras de ácido láctico, mejorando así la digestión de la lactosa.  [2]

La B-galactosidasa se encuentra en los enterocitos del duodeno del ser humano y cuando se consume productos lácteos, esta se encarga de hidrolizar la lactosa para ser absorbida en las células intestinales, ahora si esta enzima se encuentra deficiente en las personas, se recomienda el consumo de probióticos para ayudar a la digestión de la misma.[2]

Para entender mejor el porqué el kéfir de leche se puede consumir en esta condición, es que la leche usada en este probiótico es fermentada por los distintos microorganismos y para ser más especifico, exactamente por las bacterias productoras de ácido láctico (BAL).

Estas consumen una gran cantidad de lactosa que se hidroliza para obtener glucosa y galactosa, y que finalmente es convertida en ácido láctico por las BAL, así, mientras más se fermente el kéfir, menor será su contenido de lactosa.

Con todos estos antecedentes se puede decir que es totalmente posible consumir kéfir de leche cuando existe una intolerancia a la lactosa, es más, la evidencia científica dice que incluso mejora esta condición.

¿Como actúan los probioticos del kéfir de leche en las personas intolerante a la lactosa?

Para que ocurra una eficiencia en el metabolismo de la lactosa, no solamente interviene la presencia de las enzimas sino también la capacidad de la microbiota intestinal en fermentar la lactosa y la respuesta del intestino grueso al efecto del sustrato lácteo.

Siguiendo esto, los síntomas pueden variar de una persona a otra debido a la habilidad de la flora intestinal colónica en fermentar este producto en el cual puede ser variable y esto explica los diferentes niveles de tolerancia.

Hay publicaciones científicas en donde explican que el excesivo crecimiento bacteriano intestinal puede alterar la absorción de este sustrato como es la lactosa, aquí es donde actúan los probióticos de forma general. [3]

En el kéfir de leche como bien se mencionó anteriormente contiene los microorganismos que van a ayudar a equilibrar la flora bacteriana intestinal y efectivamente descontaminar el sobrecrecimiento bacteriano. [4]

En el caso del Saccharomyces Boulardii, unas de las levaduras presentes en el kéfir, se ha encontrado que el tratamiento en monoterapia o en combinación con metronizadol mejora el sobrecimiento bacteriano en pacientes con esclerosis sistemática. [5] [6]

Otro aspecto importante es la presencia de los lactobacillus y las Bifidobacterias que promueven la disminución de la intolerancia a la lactosa aumentando la actividad enzimática propia de las bacterias, mejorando los síntomas de la diarrea tras la toma de lácteos y por último promueven la maduración intestinal. [3]

Se ha demostrado en estudio con modelos en animales que la bacteria Lactococcus actúa estimulando la degradación de la B-galactosidasa para una mejor absorción de la lactosa en la mucosa intestinal y así mejorar los síntomas de diarrea tras la toma de productos lácteos. [7]

Resumiendo, los probióticos del kéfir ayudarán a restaurar el equilibrio en la flora bacteriana que provoque los problemas de mala digestión de la lactosa, pero además reducirán el contenido de esta última mediante el proceso de hidrólisis en la fermentación.

¿Se puede consumir kéfir de leche como monoterapia durante la intolerancia a la lactosa?

Hay estudios en donde indican que la utilización de productos lácteos con bacterias vivas era uno de los pilares fundamentales en la terapia en personas intolerantes a la lactosa durante muchos años, en el cual tenía la capacidad degradativa del disacárido lácteo.  

Durante la intolerancia a la lactosa una de las causas es la alteración de la microbiota intestinal, por esta misma razón ha sido incluido los suplementos probióticos como tratamiento para la modulación la flora intestinal, lo que puede aliviar los signos y síntomas de esta condición.  [8]

Estudios recientes han demostrado que la lactosa mal absorbida es eliminada por bacterias ácido láctico a través del colon, estas bacterias que ayudan a su eliminación son los Lactobacillus, Bifidobacterias y  Streptococcus en el cual los encuentra en los granos del kéfir.

Así que si deseas consumir kéfir de leche para mejorar tus síntomas lo puedes hacer tranquilamente como monoterapia utilizando las dosis adecuadas, para obtener los beneficios del mismo tras la toma de algún producto lácteo.

Se sugiere hacerlo a través de esta modalidad, recordando que la intolerancia a la lactosa es la situación en cual se activa los síntomas después de haber ingerido algún producto lácteo.

Tras el consumo del kéfir de leche puede mejorar la digestión de la lactosa luego de haber consumido algún producto lácteo.

Es importante mencionar que el kéfir de leche también lo puedes consumir como monoterapia en vista que contiene minerales esenciales para el organismo como vitamina D y calcio.

¿Cuál sería la dosis recomendada a consumir kéfir de leche en intolerantes a la lactosa?

Es importante que la persona deba educarse en cuanto a la cantidad de producto lácteo que desea consumir y los tipos de productos que contenga la menor cantidad de lactosa en los alimentos.

Hay varios estudios que demuestran que una persona intolerante a la lactosa puede tolerar hasta 12g de lactosa a la vez o 18g durante el día, pero el kéfir suele contener cerca de 3,5% de lactosa, es decir, por cada 100g de kéfir, hay cerca de 3,5g de lactosa. [9]

Ahora luego que se explicó que la leche del kéfir no contiene lactosa prácticamente por su fermentación, igual se recomienda consumir a una dosis adecuada para obtener los beneficios de este probiótico, se puede iniciar según distintos estudios con una cantidad de 180 ml hasta 400 ml diarios, puedes seguirlo durante 12 semanas.

¿Es mejor consumir kéfir de agua en vez de kéfir de leche en intolerantes a la lactosa?

Ambos productos son lo mismo, contiene lo mismo beneficio y los microorganismos. La única diferencia entre ella es la base o la materia prima, por la mismo que cualquiera que utilices te van a ayudar a mejorar la digestión de la lactosa.

Por tanto, no podría decir que el kéfir de agua es mejor que el kéfir de leche cuando se habla de intolerancia a la lactosa, pero si es un producto sustituto que además representa una alternativa para aquellas personas veganas. [10]

Como siempre, nos gustaría saber si tienes alguna duda respecto al contenido, ya que hemos damos el tema del kéfir y la intolerancia a la lactosa cerrado hasta aquí, hasta nuevo aviso. Puedes seguir revisando nuestros contenidos que hemos hecho para ti con el fin de brindarte la mayor calidad de información posible.


[1] https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/1547204/

[2] http://ve.scielo.org/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0004-06492016000100006

[3] https://www.medwave.cl/link.cgi/Medwave/Cursos/SII5/3176

[4] https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/28267052/

[5] https://www.researchgate.net/publication/245029064_Yeasts_from_kefir_grains_Isolation_identification_and_probiotic_characterization

[6] https://link.springer.com/article/10.1007/s10620-019-05830-0

[7] https://link.springer.com/article/10.1007/s00253-012-3977-4

[8] https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32443748/

[9] https://www.journalofdairyscience.org/article/S0022-0302(82)82198-X/pdf

[10] https://www.scielo.br/j/cta/a/vf5HfF3qXF7SyyZNGRrgdNP/?lang=en&stop=previous&format=html

Deja un comentario