Beber Kombucha para la Ansiedad ¿Sirve?

Beber Kombucha para la Ansiedad

La aparición de problemas psicológicos o emocionales como la ansiedad pueden surgir por diversas causas y una de estas esta relacionada con el desequilibrio microbiano en el tracto gastrointestinal, lo cual para muchos resulta sorprendente porque ¿Cómo es posible que el intestino este relacionado con el estado de ánimo?  

En varios estudios se ha encontrado una relación entre la microbiota intestinal y el sistema nervioso central a través de varios mecanismos denominado eje intestino-cerebro. Una buena nutrición ayuda a mantener estable muchas de las características funcionales y estructurales de los órganos en nuestro cuerpo, como el sistema nervioso central (SNC). [1]

El intestino debe ser capaz de absorber los nutrientes para asegurar que reciban las cantidades necesarias. Por esto es necesario un buen equilibrio microbiano intestinal el cual también esta condicionado por una alimentación adecuada. [1] [2]

Actualmente los alimentos fermentados se consideran una buena opción y el té de kombucha presenta una elevada carga nutricional con aporte de probióticos que pueden ayudar a mantener este equilibrio microbiano.

¿Cómo puede controlar la ansiedad?

Se ha demostrado que los trastornos mentales que cursan con depresión y ansiedad son comorbidos con problemas intestinales, estos pueden deberse a la inflamación y permeabilidad intestinal, desregulación de neurotransmisores, deficiencias dietéticas y alteración de la composición del microbioma intestinal. [2]

Una cosa curiosa es que mas del 90% de la serotonina se produce en el intestino, y la serotonina es un neurotransmisor que tiene un rol fundamental al regular los estados de ánimo, por lo tanto, se presume que al mejorar la microbiota intestinal pueden verse mejorados los estados de ánimo.

Y al parecer las propiedades antiinflamatorias, nutricionales, probióticas y de elevada biodisponibilidad de la kombucha puedan corregir estas afecciones.

Esta bebida contiene aminoácidos, cafeína, teofilina, teobromina, acido ascórbico y vitaminas B que son necesarias para el metabolismo del sistema nervioso, ayudando a aliviar los dolores de cabeza y la ansiedad. [2]

También durante la fermentación convierten los sustratos de los alimentos en productos mas nutritivos y funcionales, los cuales tienen la capacidad de modificar la microbiota intestinal.

Se cree que los alimentos fermentados podrían modular el eje microbioma-intestino-cerebro gracias a sus componentes obtenidos durante la fermentación como microorganismos beneficiosos (probióticos), sustratos que mejoran la proliferación de bacterias beneficiosas en el intestino (prebióticos) y componentes bioactivos (biogénicos), basados en experimentación animal. [3]

¿El efecto antiinflamatorio puede combatir la ansiedad?

En varios laboratorios se ha indicado que la activación inmune innata y la liberación de citocinas inflamatorias afectan preferentemente a las regiones del cerebro asociadas al estado de amenaza, llegando a generar cambios en los estados emocionales y de comportamiento, por lo que el bloqueo de la inflamación podría funcionar como estrategia de tratamiento.

Aunque los trastornos del estado de ánimo tengan un desarrollo complejo con diferentes etiologías, se cree que la inflamación este relacionada al proceso de enfermedad y ocasione síntomas discretos en una variedad de pacientes, se presentan síntomas conductuales relevantes para los trastornos relacionados con el estado de ánimo y la ansiedad.

Es posible que la kombucha o cualquier otra sustancia con efecto antiinflamatorio pueda aliviar los síntomas de algunas patologías mentales afectadas por procesos inflamatorios, también se ha demostrado que estimular la perdida de peso lleva a efectos antidepresivos o ansiolíticos, y reducen la inflamación con el tiempo. [4] [5]

También se observó una elevada relación entre la ansiedad y depresión en aquellos con enfermedad inflamatoria intestinal y el síndrome del intestino irritable, y en los individuos con ansiedad y depresión, también los que están en remisión, se encontró una composición microbiana diferente al de las personas control (sanos). [6] [7]

Esto es otro gran argumento de peso, ya que la misma conclusión del estudio fue que la ansiedad y la depresión en pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal podría ser reactiva a la mala nutrición y a desbalances en la microbiota intestinal.

¿Los polifenoles de la kombucha para la ansiedad son ítiles?

Las alteraciones en el metabolismo oxidativo están implicadas en los trastornos de ansiedad, los niveles elevados de ansiedad y la depresión, por lo que se ha considerado el uso de antioxidantes como un enfoque novedoso para la prevención o el tratamiento de estas enfermedades.

Algunos alimentos como frutas y verduras pueden ofrecer polifenoles que son antioxidantes naturales, y bebidas como el té o la kombucha aportan una gran cantidad de estos a su vez. [8]

Los polifenoles pueden tener acciones farmacológicas sobre el SNC, con mecanismos celulares y moleculares similares al de los ansiolíticos y antidepresivos.

Por lo tanto, una dieta variada y rica en polifenoles naturales podría ser un medio eficaz para prevenir (o retrasar) la ansiedad, la depresión y otras enfermedades relacionadas con el estrés oxidativo. Además de ayudar en el control de los comportamientos de tipo ansioso depresivo. [9]

También se encontró que los polifenoles de origen alimentario son ampliamente conocidos por sus propiedades biológicas para mejorar la cognición y neuroprotección, además que algunos también pueden aumentar la proliferación y diferenciación celular en modelos de ansiedad y depresión. [10]

¿Las vitaminas ofrecidas en el té de kombucha son buenas para la depresión y ansiedad?

Los déficits de algunas vitaminas afectan los tejidos cerebrales perjudicando el buen funcionamiento de este, de forma que se llegan a generar desequilibrios psíquicos/emocionales como la depresión y ansiedad, donde la reposición de estos nutrientes puede reducir significativamente esta alteración mental.

La kombucha aporta variedad de vitaminas de gran importancia como vitamina C o del complejo B. Estas contribuyen en las funciones metabólicas del cuerpo y una ingesta adecuada puede reducir el estrés, la ansiedad, la depresión, potenciar la memoria y aliviar el síndrome premenstrual. [11]

También aporta vitamina C que participa en la transmisión neuronal y el metabolismo de los neurotransmisores, si se encuentra en niveles muy bajos en el líquido cefalorraquídeo afectará negativamente la función cerebral. Su reposición ayudaría significativamente a la estabilidad mental. [12]

Y la vitamina D regula los niveles de los neurotransmisores, incluidas la dopamina, la serotonina, y la secreción del factor de crecimiento nervioso, además de participar en la formación del microbioma y reducir la inflamación intestinal.

Aunque su reposición solo servirá en aquellos con ansiedad por deficiencia de esta vitamina. [13]

¿la kombucha puede causar ansiedad?

La kombucha presenta un contenido bastante bajo en cafeína, si bien en las cantidades ofrecidas por la bebida solo genera un estado de alerta, que por cierto es considerado beneficioso para muchas personas, existen personas mas sensibles a la cafeína que puedan presentar alguna anomalía en el estado de ánimo.

La ingesta muy alta de cafeína (mayor de 1000mg) es un factor de riesgo asociado con la ansiedad y depresión, pero también se encontró que en dosis mas bajas también generaban síntomas ansiosos en ciertos grupos de personas. [14] [15]

Algunas personas pueden presentar un genotipo que las predisponga a un mayor estado de ansiedad con solo consumir productos con bajo porcentaje de cafeína, ya que dosis muy bajas son suficientes para sentir los efectos ansiogénicos de esta. [16]

Por lo tanto, la kombucha, dependiendo del producto y si es tomada en exceso, podría afectar los problemas emocionales de las personas sensibles.

Se aconseja para estas personas consumir menos de 400 mg de cafeína por día, ya que, a diferencia de los individuos menos sensibles, pueden experimentar efectos adversos como dolores de cabeza, somnolencia, ansiedad y náuseas. [14] [15]

Como referencia, dependiendo del tipo que se utilizó en su preparación, por cada 100 ml de kombucha tenemos entre 4 a 7 mg de cafeína, muy poco. Por lo que es muy poco, pero muy poco probable que puedas presentar un cuadro de ansiedad por beber kombucha, aunque la posibilidad pueda existir.

En síntesis, la kombucha puede de ser de gran ayuda para combatir la ansiedad basados en su contenido de polifenoles y vitaminas que juegan un rol importante en el sistema nervioso, pero además su capacidad de ayudar en la microbiota intestinal es otro punto que hace pensar en los beneficios que pueda tener para tratar la ansiedad.

Con esto llegamos al final del artículo, espero que ya tengas mas certezas que dudas respecto a la kombucha para la ansiedad, esperando que esas dudas se vayan a medida que surjan nuevas investigaciones. Te dejamos mas contenido que puede ser muy valioso para quienes buscan mejorar su calidad de vida de manera no ortodoxa.


Referencias

[1] https://raco.cat/index.php/FC/article/view/358992

[2] https://sites.kowsarpub.com/zjrms/articles/85049.html

[3] https://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/1028415X.2018.1544332

[4] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5997866/

[5] https://academic.oup.com/advances/article/11/4/890/5801053?login=true

[6] https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0022395618303315?casa_token=alU-OmI3EEEAAAAA:GwzFFhu2lmO6UbwAYfnm5kRaudd5TitgTwPeBjtoc0yrAlMFR_9Mtp7vPZro2zLZ-zBvT67BHw

[7] https://www.tandfonline.com/doi/abs/10.3109/00365529709011218

[8] https://www.nature.com/articles/s41598-021-98191-6

[9] https://www.ingentaconnect.com/content/ben/cnf/2010/00000006/00000001/art00003

[10] https://www.hindawi.com/journals/omcl/2012/541971/

[11] https://www.ijasm.org/administrator/components/com_jresearch/files/publications/IJASM_01_Final.pdf

[12] https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0899900710001747?casa_token=GnfmaIJgdEoAAAAA:U1_mAw_DKKtuRa2exhoJDsc7P1vwwTG4DEuC-CtbbcOr3iXb2Nh9Ps-praZTrNAly9jWbOm_XA

[13] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7907178/

[14] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3368971/

[15] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4668773/#!po=2.01613

[16] https://www.nature.com/articles/1300232?gclid=154

Deja un comentario